¿Qué son los eventos de incentivo?

Contenidos

Cada vez son más las empresas y organizaciones que eligen los eventos de incentivo para mantener unidos, cohesionados y motivados a sus empleados. Se trata de encuentros o reuniones en ambientes desenfadados, con un fuerte contenido lúdico y siempre en un entorno alejado del trabajo. ¿Los analizamos más a fondo?

Qué son los eventos de incentivo

De entre los tipos de eventos empresariales más frecuentes hoy en día, estos se sitúan entre los más populares. La esencia empresarial se encuentra en sus empleados. Las organizaciones necesitan aprovechar y retener el talento y, para ello, es fundamental tener implicados, motivados y cohesionados a los propios profesionales.

Las empresas buscan ganar dinero, por lo que, lógicamente, el propósito de estos eventos empresariales no es otro que incrementar la productividad de los equipos. ¿La fórmula elegida para conseguirlo? Impulsar la confianza, el refuerzo de las relaciones y el aumento de la moral de la plantilla.

Una definición de partida

Podríamos definir estos eventos como acciones estratégicas para motivar a los equipos. Su finalidad es mejorar las relaciones entre los integrantes del equipo de trabajo, mediante la organización de encuentros de estilo diferente, orientados a la satisfacción y el entretenimiento, en entornos atractivos y siempre con una duración relativamente corta.

Durante su celebración, los trabajadores conviven y se interrelacionan en ámbitos distintos a los habituales. En ellos, se evita hablar de trabajo y perseguimos generar vínculos, emociones y relaciones interpersonales más sólidas entre los asistentes.

Dicho de otro modo, gracias a estos actos de networking empresarial crecen la motivación, las actitudes positivas, la cohesión grupal, la comunicación, las habilidades sociales y la empatía entre quienes colaboran para impulsar nuestra empresa.

beneficios de eventos de incentivo

Tres grandes tipos de eventos que incentivan

Podemos distinguir tres grandes alternativas cuando nos referimos a esta clase de actos de incentivo. Son, en concreto:

  • Lúdicos.
  • Formativos.
  • Híbridos.

Sea cual sea el enfoque, la naturaleza de estos eventos es desconectar. Relacionar a los asistentes en un entorno especial, emocionante y atractivo, capaz de generar vivencias alternativas a las que habitualmente pasamos en la empresa.

En un ambiente de relajación, agradable y positivo, los presentes cambian de aires, refrescan su mente, reactivan su afectividad y amplían su conexión vital con la empresa y con sus compañeros.

Y, para ello, la experiencia se acompaña de entretenimientos, aventuras, pasatiempos y experiencias lúdicas, en algunos casos. También cabe la posibilidad que las propuestas sean formativas y de desarrollo personal, entre otros. También son habituales los actos mixtos, con alternativas entre los formatos de entretenimiento y los de cualificación profesional o personal.

Un maestro de ceremonias dará continuidad a toda la programación y será un fichaje ciertamente positivo.

Por qué organizar estos eventos

Existen muchas y buenas razones para que organicemos estos encuentros. Todos ellos, sin embargo, pivotan sobre un objetivo principal como la motivación de los trabajadores. Esa es la clave.

Sabemos que los profesionales satisfechos, implicados y comprometidos rinden más. Es decir, son más productivos, mejoran el trabajo realizado y favorecen a sus compañeros. Ese es el objetivo permanente de esta iniciativa.

Adicionalmente, existen circunstancias y factores que nos pueden animar a impulsar esta iniciativa. Entre ellas:

  • Reconocer al equipo un trabajo bien hecho.
  • Premiar un logro obtenido.
  • Cohesionar a los empleados tras una crisis o un cambio.
  • Retener el talento en la empresa.
  • Fidelizar clientes.
  • Asentar las relaciones personales tras una reestructuración jerárquica.
  • Estimular un cambio de imagen corporativo.
  • Motivar a los equipos de ventas.
  • Integrar a los nuevos miembros de la plantilla.
  • Reenfocar la formación y los conocimientos de los participantes.
  • Crear nuevos cauces de comunicación interdepartamental.
  • Celebrar internamente un aniversario.
  • Mantener un ambiente positivo en la empresa.
  • Generar un entorno de trabajo cómodo, estimulante y más productivo.
ventajas de los eventos de incentivo

Algunos ejemplos e ideas de eventos empresariales de incentivo

Las posibilidades son inagotables. En esencia, cualquier iniciativa motivada por la empresa que implique una reunión y un cambio de aires en la dirección marcada ya se puede considerar entre estos eventos empresariales.

Presentamos referencias reales que ya se están llevando a cabo y favorecen enormemente los objetivos perseguidos. Evidentemente, la determinación de cómo será ese evento de incentivo depende, sobre todo, de dos cosas: el escenario y la programación.

Reunirse en una casa rural

Es una fórmula asequible, y muy interesante, cuando la empresa en cuestión no cuenta con muchos empleados. Escoger un lugar de encuentro atractivo, en un entorno idílico y con atractivos paisajísticos abre las puertas a la participación, la convivencia y las interrelaciones personales.

Aprovecharemos su ubicación para organizar planes alternativos, desde montar a caballo a degustar los manjares tradicionales de la zona o disfrutar de una partida de paintball.

Alquilar una finca

También se pueden hacer eventos de día o prolongarlos durante varios días en una finca, en este caso contando con un alojamiento adicional reservado. En estos escenarios disfrutamos de la libertad de maniobra necesaria para organizar las actividades y los pasatiempos deseados.

Espectáculos escénicos, atracciones de actividad, seminarios, juegos de rol, competiciones en forma de yincana o diferentes actividades deportivas, por ejemplo unas olimpiadas corporativas, tienen cabida en estos actos de incentivo en fincas.

Organización de premios

Es otra iniciativa interesante, sobre todo para empresas grandes que valoran la creatividad o la sensibilidad artística. Montar un concurso mono o multidisciplinar —de fotografía, relatos, vídeo o cocina— mantendrá activados a los profesionales y acabará generando buenas conexiones personales.

Aprovecharemos la entrega de premios para crear un evento alternativo, en un ambiente relajado y positivo, en el que daremos a conocer a los ganadores y mostraremos el reconocimiento de todos.

¿Quieres que tu evento de empresa sea todo un éxito?
Conocemos la importancia que tiene este tipo de acciones para tu negocio, por eso te ayudamos a organizar la jornada que deseas.

Otras posibilidades alternativas

Participar en un crucero, compartir un fin de semana en un resort, visitar un centro de interpretación o cualquier otro atractivo turístico, como montar un pícnic o una barbacoa al aire libre. También es positivo disfrutar de aventuras emocionantes, como saltar en paracaídas, que se convierten en incentivos para motivar al equipo.

Con estos eventos empresariales, los profesionales salen plenamente reforzados y, con ello, también la productividad, la cohesión y la cultura organizativa de nuestra empresa.

En definitiva, los eventos de incentivo se convierten en un recurso muy valioso para conseguir organizaciones más competitivas, implicadas y corporativamente sólidas.

¿Te gusta el post? Compártelo en tus redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

¿Necesitas más información soBre el complejo?

Contacta con nosotros y te asesoremos segun tus necesidades

discoteca El Olivar