Origen y evolución del pastel o tarta de boda

Contenidos

La tarta de boda forma parte fundamental de la liturgia nupcial. Es uno de los momentos clave en estas celebraciones, y no solo para los más golosos. Se trata de un aspecto simbólico importante, uno de los más esperados durante el banquete de bodas.

Si bien es cierto que algunas parejas se están planteando cambios en la organización de sus enlaces, todavía no son significativas las que deciden prescindir del pastel de boda o, en su defecto, de algún postre alternativo.

En este post vamos a explicar cuál es el origen de esta tradición y en qué consiste exactamente.

Breve historia sobre el origen de las tartas de bodas

Para encontrar un primer referente sobre la tarta nupcial debemos ir hasta el Imperio Romano. En esa civilización, allá por el siglo I, Rómulo instauró una fórmula patricia de matrimonio entre romanos. El sistema ceremonial consistía en un acto con diez testigos, el pronunciamiento de ciertos textos y la solemne realización de un sacrificio. Durante el evento se esparcía sobre los novios un cereal llamado farro y, después, estos comían una especie de pan o torta de este producto parecido al trigo.

El ceremonial era, cuando menos, cuestionable: el novio rompía la torta en la cabeza de la novia antes de proceder a comer, junto a los invitados, las migas. Se asociaba este procedimiento a la prosperidad y la fertilidad. ¡Por suerte ya no seguimos esta tradición!

De Roma a Inglaterra

Progresivamente, estas bodas originales romanas se consolidaron y evolucionaron. En el siglo XVIII, los invitados británicos entregaban a los novios unas tortas o galletas de harina, sal y agua a las que, poco a poco, se fueron añadiendo otros alimentos, como las frutas o los frutos secos.

Todas ellas se iban apilando en forma de pirámide: si los novios conseguían besarse sobre ellas, antes de repartir las porciones, tendrían buena suerte. La inestabilidad y el riesgo de caídas eran evidentes. Un repostero francés, que presenció uno de estos actos, pensó que si añadían azúcar ganarían consistencia. El siguiente paso fue crear un torta mucho más grande a la que se fueron incorporando otros ingredientes: crema, azúcar glasé, detalles decorativos. Fue, sin duda, la base de la tarta de bodas actual.

Curiosamente, también el roscón con sorpresa que nos comemos el Día de Reyes presenta idéntico origen. En cierto momento, se instaló la costumbre de ocultar un anillo de cristal en el interior del postre nupcial. Tras repartir las porciones entre los presentes, se decía que quien lo hallara gozaría de un año de felicidad o sería el siguiente en casarse.

postre nupcial

¿Cuál es el ritual tradicional con el pastel de boda?

Antiguamente, en Francia, el primer trozo de tarta era servido por el marido a su esposa. El resto, eran entregados por los caballeros de honor de la novia, los acompañantes de las damas de honor. En la actualidad, los invitados también suelen tener claro lo que esperan en el momento de la aparición de la tarta nupcial.

Ahora que sabemos cómo y por qué empezamos a comer tartas o pasteles en las bodas, vamos a profundizar en cuál es la liturgia contemporánea asociada a este momento.

La estética original de la tarta la presenta como un dulce de gran tamaño y, normalmente, con varios pisos. Es imprescindible la presencia de mucho glaseado y la coronación de un par de muñecos que representan a los recién casados.

No es infrecuente, por otra parte, que se utilice una tarta para el corte y se sirva otra distinta a los invitados. No hay, hoy en día, normas estrictas sobre cómo organizar una boda, por lo que es cada vez más aceptado.

Pasos a seguir

Estos son los aspectos claves marcados por la tradición, aunque no siempre se siguen todos ellos. En una boda express, se pueden agilizar muchísimo e incluso fusionar varios:

  1. 1. Se apagan las luces o se crea una cierta parafernalia, con música incluida, antes de hacer entrar la tarta elegida.
  2. 2. Se coloca el dulce delante de la mesa principal, en una zona adecuada para llevar a cabo el ritual.
  3. 3. Los novios cortan juntos el primer trozo, con un enorme cuchillo visible para los invitados.
  4. 4. Ambos se ofrecen mutuamente el dulce para dar los primeros mordiscos.
  5. 5. Hace tiempo, ahora no lo hacemos tanto, la novia debía servir la tarta a la familia del novio.
  6. 6. Por último, se retiran la tarta y la estructura portátil y se sirve el postre nupcial, sea el mismo u otro, elegido por los contrayentes, que lo reemplaza.

 ¿Seguiremos disfrutando de la tarta de boda?

La presencia del pastel nupcial es una tradición milenaria que no parece estar llamada a desaparecer. Si bien es cierto que se aprecian algunos cambios, sobre todo externos, ese momento tan simbólico sigue siendo uno de los más carismáticos y memorables de cada enlace.

Eso sí, las grandes construcciones pasteleras blancas de merengue, nata, azúcar glasé y ornamentos tan dulces como sobrecargados han dejado paso a creaciones más originales, apetitosas y llamativas. Así, se imponen ahora los colores rosados, oscuros y neutros, además de las elaboraciones exquisitas y delicadas.

Los sabores también han evolucionado. Se llevan, ahora, el chocolate, las mezclas con limón u otros matices frutales, los mousses, las vainillas, los toques exóticos, etc. Es tanta la importancia de este momentazo nupcial que incluso en las bodas lowcost o con pocos invitados se siguen utilizando tartas de matrimonio imponentes, con varios pisos. En estos casos, se hacen con fondant, conformando niveles falsos para elevar la altura total.

Otra de las novedades dulces que se están imponiendo es la existencia de un candy bar. Es un espacio dirigido a los más golosos, con una presencia visual muy llamativa, que incluye chucherías, chocolates, galletas, macarons, cupcakes y otros dulces de todo tipo.

Las novedades nupciales llegan pero, en ningún caso, arrinconan ni eliminan la presencia de una tarta de boda y toda la tradición que la acompaña. Es en la actualidad, por lo tanto, un clásico que no está llamado a desaparecer. En nuestro Complejo El Olivar te asesoraremos de cual es el mejor postre nupcial para el tipo de boda que quieres realizar. ¡Visítanos!

¿Buscáis un complejo donde celebrar vuestra boda?
Tenemos todo lo que necesitáis para que vuestro enlace sea único: espacios al aire libre y en interior, cocina propia, discoteca privada...

¿Te gusta el post? Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Necesitas más información soBre el complejo?

Contacta con nosotros y te asesoremos segun tus necesidades

discoteca El Olivar